viernes, 28 de agosto de 2015

Suspiros al cielo...


Suspiros al cielo...
y lágrimas de amor...
envuelven el anhelo
de un dulce trovador.

Un niño enamorado
de una blanca estrella...
con un halo nacarado...
y vestida de doncella.

Suspiros al cielo...
al ver su alma hechicera...
Suspiros al cielo...
¡qué hermosa quimera!

Sus ojos de ambrosía...
son la luz del mar...
un manantial de poesía...
para ese juglar.

Lágrimas de amor...
por una linda mujer...
Lágrimas de amor...
¡qué bello es su querer!

Tiene labios de carmín...
en un paraíso de miel...
con ese aroma a jazmín
que embellece su piel.


A.V. 26-8-15

sábado, 22 de agosto de 2015

Aquello que fue...


Aquello que fue... luz de un día
con el sol de la primavera
hoy es la tenue melodía
de una apagada quimera.

Llegó con un triste viento
de lágrimas nacaradas
envolviendo al firmamento
con el llanto de las hadas.

Ya resuenan en el cielo...
campanas de soledad...
es un sonido de terciopelo
para toda la eternidad.

Aquello que fue... luz de luna...
para una hermosa estrella...
se esconde ya sin la fortuna...
de ser... una preciosa doncella.

Se marchitó como una flor...
en el jardín de la vida...
recordando haber sido... amor
para un alma adormecida.

Ya canta un dulce querubín...
en el universo del olvido...
con los suspiros de un violín...
y las lágrimas de Cupido.
....
Pero... la noche sucumbirá...
con un nuevo amanecer...
y la esperanza resurgirá
en el corazón de una mujer.


A.V. 22-8-15

jueves, 13 de agosto de 2015

Hoy...


Hoy tus ojos me han hablado
con el duende del amor...
saben que ando enamorado
de su hermoso resplandor.

De ellos voló una mirada
henchida de dulce pasión...
haciendo de ti... niña amada...
la dueña de mi corazón.

Hoy... con tu belleza hechicera
a mi alma la has dormido...
en esa tierna primavera
en la que habita Cupido.

De azabache y lindo coral...
iba envuelta tu figura...
con ese aura angelical...
que enardece mi ternura.

Hoy... he visto el firmamento...
en tus labios de carmín...
acariciando el suave aliento
de su aroma a jazmín.


A.V. 5-8-15

sábado, 1 de agosto de 2015

Y llegó...


Y llegó un sonido hechicero
con sus aires de libertad...
para cantarle como un lucero
a la tristeza de mi soledad.

Te quiero le dije a su aliento
con la fuerza de un ciclón...
esa es la estrella del firmamento
donde morirá mi corazón...

Y con la luz de nuestro amor
del cielo brotaron azucenas...
haciendo de mi alma la flor
que enardece a las sirenas.

Te quiero irradiaron mis ojos...
avivando el candor de su mirada,
con la belleza de unos labios rojos...
diciendo... que es... mi enamorada..

Y sonó una balada celestial...
volando alegres dos mariposas...
ella y yo... y un aura angelical...
entre nubecillas vaporosas.

A.V. 25-7-14


miércoles, 22 de julio de 2015

Con un adiós y un te quiero...


Con un adiós y un te quiero
se va hacia el firmamento...
un ruiseñor hechicero...
lleno de vida y sentimiento.

Olvídalo... olvido...
y no lo dejes partir...
con él vuela Cupido
y todo su sentir.

Con un adiós dulce amor...
y lágrimas en la mirada...
despide ese trovador
a la luz de su alborada.

Olvídalo... olvido...
y retén su corazón...
en él vive Cupido...
henchido de ilusión.

Ya comienza el camino...
envuelto en soledad...
ya despierta el destino
de su triste realidad.

¡Olvídalo... olvido!
que su amor es inmortal...
¡Olvídalo... olvido!
con su aura angelical.


A.V. 13-6-15

martes, 14 de julio de 2015

La amistad es...


La amistad es como el mar...
que tiene un lindo corazón...
para atraer con su cantar
las dulces olas de la pasión.

Y también como el viento...
con una brisa enamorada
de ese tierno firmamento
donde duerme su amada.

El principio se ve de ella...
con su aroma y fantasía...
volando como una sisella
por el cielo de ambrosía.

Pero el final de su camino
yace cautivo del amor...
pues tan sólo el destino
le dejará sin resplandor.

Amistad... bella compañera...
contigo se ilumina el alma...
con ese aroma a primavera
que tanto la llena de calma.

La amistad es como el mar...
se ve el principio... pero no el final...


A.V. 1-7-15

miércoles, 1 de julio de 2015

De azabache...


De azabache y níveo marinero
resplandece una estrella...
su figura es la de un lucero...
con aliento de doncella.

La luna duerme en su mirada
con el hechizo de un amor...
al que le canta una balada
el corazón de un ruiseñor.

Y ella... de la mar... una sirena...
suspira henchida de ilusión...
con el aroma a jazmín y azucena
que irradia la luz de su pasión.

Es bella... dulce y hechicera...
dueña de todo el firmamento...
y de ese avecilla tan sincera
que vive solo... por su viento.

De azabache y blanco es el cielo...
que envuelve su hermosura...
en un jardín de terciopelo
lleno de sentimiento y ternura.

                                                              A.V. 17-6-15